Homeopatía en Argentina, práctica y estado de situación


Voiced by Amazon Polly
Spread the love

Investigando sobre el marco legal de la práctica homeopática en Argentina, a colación de informarme sobre el uso, producción y venta de tinturas madres, como también de su receta por parte de médicos homeópatas, me topo con un trabajo muy interesante de Betina Freidin, investigadora dle CONICET, el cual indico leer.

Como resumen de esto, se desprende que no existe absolutamente nada que regule la actividad homeopática en el país, ni siquiera la venta de medicamentos homeopáticos porque no son considerados siquiera medicamentos, y la ANMAT claramente tampoco los controla. Según la Ley de Medicamentos, para serlo tienen que poder dosarse los principios activos según la dosificación que indica su etiqueta. En los productos homeopáticos no se pueden dosar los principios activos, por lo que queda por fuera de la ley, porque no se puede cumplir con ese requisito


A esto se suma la FDA de Estados Unidos, que en Noviembre del 2016, impusiera una serie de restricciones a los medicamentos naturales. Sencillamente la homeopatía no es científica.

Existió un proyecto en el Congreso de la Nación, en la Cámara de Senadores, allá por el 2006, que no prosperó. Y también existe desde el 2016 otro mas abarcativo sobre Medicina Tradicional China.

Básicamente la Homeopatía (a pesar de practicarse en círculos médicos en Argentina desde hace casi dos centurias) sigue excluida de los planes de estudio de las Facultades de medicina, y con algunas muy pocas excepciones de posgrados universitarios, y es objeto de marginación intraprofesional.

Con todos estos límites legislativos, tanto internos como externos, es casi nula la posibilidad siquiera de imaginar un uso extendido en la salud pública, quedando la misma relegada a círculos de clase media y alta, que pueden costear estas elecciones.

Y sin embargo funciona. Los datos de la homeopatía en el país son escasos, e informales. Unos 300 mil argentinos hacen uso de la mano de los cerca de 2 mil homeópatas diplomados, cuyo reconocimiento no es formal.

Aquí en enlace al documento de Betina Freidin citado, con copia también en REDALYC.